Mujeres de Plenitud


DEL DOLOR AL FAVOR.

Salmo 5:12 – “Porque tú, oh Jehová, bendecirás al justo;
Como con un escudo lo rodearás de tu favor.”

FAVOR.-  Beneficio, gracia de parte del dador, bondad.  CHARIS. EL favor de parte de Dios se recibe por gracia, no porque lo merezcamos,  podemos pedirlo y buscarlo.

Malaquías 1:9(a)-  “Ahora, pues, orad por el favor de Dios, para que tenga piedad de nosotros… “

Meditemos acerca de tres mujeres que recibieron el favor de Dios, en diferentes circunstancias y necesidades, quizás te identifiques con alguna de ellas.

La primera Noemí. Una mujer del pueblo de Israel, que tenía su esposo y dos hijos y que en tiempo de escasez decidió junto con su esposo alejarse de su pueblo.  Ellos vivían en Belén, que significa casa del pan.

Rut 1:1 Aconteció en los días que gobernaban los jueces, que hubo hambre en la tierra. Y un varón de Belén de Judá fue a morar en los campos de Moab, él y su mujer, y dos hijos suyos.
1:2 El nombre de aquel varón era Elimelec, y el de su mujer, Noemí; y los nombres de sus hijos eran Mahlón y Quelión, efrateos de Belén de Judá. Llegaron, pues, a los campos de Moab, y se quedaron allí.
1:3 Y murió Elimelec, marido de Noemí, y quedó ella con sus dos hijos,
1:4 los cuales tomaron para sí mujeres moabitas; el nombre de una era Orfa, y el nombre de la otra, Rut; y habitaron allí unos diez años.
1:5 Y murieron también los dos, Mahlón y Quelión, quedando así la mujer desamparada de sus dos hijos y de su marido.

Regreso de Noemí a Belén.

Rut 1:19 Anduvieron, pues, ellas dos hasta que llegaron a Belén; y aconteció que habiendo entrado en Belén, toda la ciudad se conmovió por causa de ellas, y decían: ¿No es ésta Noemí?
1:20 Y ella les respondía: No me llaméis Noemí, sino llamadme Mara; porque en grande amargura me ha puesto el Todopoderoso.
1:21 Yo me fui llena, pero Jehová me ha vuelto con las manos vacías. ¿Por qué me llamaréis Noemí, ya que Jehová ha dado testimonio contra mí, y el Todopoderoso me ha afligido?
1:22 Así volvió Noemí, y Rut la moabita su nuera con ella; volvió de los campos de Moab, y llegaron a Belén al comienzo de la siega de la cebada.

Noemí una mujer que buscó respuesta para su necesidad lejos de la casa de Dios y regresó con dolor y amargura de corazón.

*** Quizás tú te identifiques con Noemí, y en tiempos de necesidad en lugar de refugiarte en el Señor, en Jesús el pan de vida has buscado respuesta a tus problemas fuera de Él y esto te ha causado un mayor dolor y amargura.

Comentemos sobre Ana, una mujer casada con un marido que la amaba, su problema era que era estéril no podía tener hijos, y esto le provoco amargura en su corazón.

1º de Samuel 1:4 Y cuando llegaba el día en que Elcana ofrecía sacrificio, daba a Penina su mujer, a todos sus hijos y a todas sus hijas, a cada uno su parte.
1:5 Pero a Ana daba una parte escogida; porque amaba a Ana, aunque Jehová no le había concedido tener hijos.
1:6 Y su rival la irritaba, enojándola y entristeciéndola, porque Jehová no le había concedido tener hijos.
1:7 Así hacía cada año; cuando subía a la casa de Jehová, la irritaba así; por lo cual Ana lloraba, y no comía.
1:8 Y Elcana su marido le dijo: Ana, ¿por qué lloras? ¿por qué no comes? ¿y por qué está afligido tu corazón? ¿No te soy yo mejor que diez hijos?

*** Tal vez tú te identifiques con Ana, tienes el amor y la armonía, en tu matrimonio, con tus hijos, pero hay algún problemita o alguna necesidad no suplida que te está causando dolor y amargura. 

Veamos la vida de Marta en el Evangelio de Lucas:                                        

Lucas 10:38 Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa.
10:39 Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra.
10:40 Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude.

Marta una mujer muy afanada con los quehaceres de su casa, que al recibir la visita del Señor Jesús, ni siquiera aparto tiempo para El.

*** ¿Has apartado tu tiempo para escuchar a Jesús? ¿O  tal vez has perdido muchas oportunidades de encontrar el descanso, la paz y la respuesta a tu necesidad, porque no has ido a los pies de nuestro Señor Jesucristo?

Sabes Dios nos ama y El desea ayudarnos en todo tiempo.

El nos envió a su Hijo Jesucristo para ayudarnos en cualquier circunstancia, El no nos desecha,                                                                                                          

*** Aun que lo busquemos como Ana con amargura en el corazón                        

 1º. SAM. 1:10 ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente.

*** O como Noemí,  que regresemos a su presencia cuando lo hemos perdido todo, cuando nos damos cuenta que es en vano buscar fuera de Él,                                         

 Rut, 1:20 Y ella les respondía: No me llaméis Noemí, sino llamadme Mara; porque en grande amargura me ha puesto el Todopoderoso. 

*** O como Marta que ese día aunque estaba afanada y molesta porque Marta no le ayudaba, ella atendió y entendió las palabras de Jesús.

Lucas 10:41 Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas.
10:42 Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.

 Y Marta en el tiempo de la necesidad, corrió a recibirle.   

 JUAN 11:20 Entonces Marta, cuando oyó que Jesús venía, salió a encontrarle; pero María se quedó en casa. 11:21 Y Marta dijo a Jesús: Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto. 11:22 Más también sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará

Recuerda Dios no nos desecha, si le buscamos El nos responderá.

Jeremías 29:11 – “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. 29:12 Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; 29:13 y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.”

Estas tres mujeres recibieron respuesta de parte de Dios, y ellas pasaron del dolor al favor.                                                       

Noemí fue restaurada.                                                                                                                                                                                                                                                              Rut 4:14 Y las mujeres decían a Noemí: Loado sea Jehová, que hizo que no te faltase hoy pariente, cuyo nombre será celebrado en Israel;
4:15 el cual será restaurador de tu alma, y sustentará tu vejez; pues tu nuera, que te ama, lo ha dado a luz; y ella es de más valor para ti que siete hijos.
 

Ana concibió su primer hijo.

 1:11 E hizo voto, diciendo: Jehová de los ejércitos, si te dignares mirar a la aflicción de tu sierva, y te acordares de mí, y no te olvidares de tu sierva, sino que dieres a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida, y no pasará navaja sobre su cabeza.
1:12 Mientras ella oraba largamente delante de Jehová, Elí estaba observando la boca de ella. .
1:17 Elí respondió y dijo: Ve en paz, y el Dios de Israel te otorgue la petición que le has hecho.
1:18 Y ella dijo: Halle tu sierva gracia delante de tus ojos. Y se fue la mujer por su camino, y comió, y no estuvo más triste.
1:19 Y levantándose de mañana, adoraron delante de Jehová, y volvieron y fueron a su casa en Ramá. Y Elcana se llegó a Ana su mujer, y Jehová se acordó de ella. 

1:20 Aconteció que al cumplirse el tiempo, después de haber concebido Ana, dio a luz un hijo, y le puso por nombre Samuel, diciendo: Por cuanto lo pedí a Jehová.

Cuando Lázaro el hermano de Marta murió, ella salió a recibir a Jesús y recibió el  milagro de la resurrección de su hermano.

Juan 11:23 Jesús le dijo: Tu hermano resucitará.

11:44 Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.

Jeremías 31:1….Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongue mi misericordia.

 Dios quiere llevarte del dolor al Favor. Si es tu deseo poner tu mirada en el Señor, no dejar que los afanes te dominen, y que el dolor y la amargura que la necesidad te han provocado salga de tu vida, ora en este momento y habla con Dios Padre, reconoce tu condición  y pídele que te ayude El  quiere bendecirte,  es tiempo de Restauración para tu vida, ven a al Padre en el nombre de Jesús, y El te responderá.                                                          

 Juan14:13 Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.

14:14 Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.

Descarga otras notas:

Mujer es tiempo de Brillar – Notas de la predicación del 14 Enero 2011